domingo, 1 de mayo de 2011

Amor

Mis manos están tan frías que si así fuera el infierno los demonios huirían de ellas al cielo
Mi dolor no es de sangre, ni de metal, no es de acero o de fuego
Mi dolor es como un silencio que ve su rostro en el agua y recuerda su nombre  verdadero
Mi dolor es como un corazón de cristales, que se quiebran en las caricias de los perfumes del viento, porque solo le recuerdan las ausencias

Mis labios están tan secos que si así fuera el cielo, las nubes viajarían a las montañas y atarían sus cabellos en las piedras
No puedo entender ciertas cosas del amor, de los silencios y de las ausencias
El amor es como una fruta servida en una canasta sobre la mesa
La casa es hermosa, la mesa es de madera, el mantel es azul y tiene flores blancas con centros amarillos pequeños, de verlos parece que tienen perfumes o al menos así las recuerdo
Pero todos pasan, de la puerta de salida y entrada a la habitación, nadie pasa por ese lugar hermoso en la mesa, nadie ve el brillo de la fruta que alumbra todo el planeta

Nadie ve lo que brilla sobre el cuerpo de madera, el árbol se siente vivo cuando el amor esta sobre su piel, el aire se siente libre cuando pasa sobre la luz que irradia esa fruta dulce que sabe a cielo
Pero nadie pasa junto a ella, a veces las miradas se detienen, a veces los habitantes de la casa se sientan a la mesa, pero no la ven, ni a la fruta ni al amor, porque no lo están esperando, porque no lo han deseado, porque no ha latido el nombre de la fruta primero en sus corazones, porque el alma humana no lleva el mismo nombre que el alma de luz que irradia su calidez en todo el planeta

Y van al mercado, y van a la escuela, y buscan en las calles, en la tierra, en el agua ,en el cielo, algo que los llene, que les tape sus dolores que anestesie sus ausencias
Y buscan en el cielo, y  buscan en el agua, y buscan en la tierra, y buscan en  otros cuerpos lo que no pueden sentir por ellos, amor amor amor, amor verdadero, amor de luz, amor de agua, amor de perfumes amor de fuego, amor que libera, amor que vibra, que es música fresca, amor que es razón de amanecer con alas y vuelo, amor amor amor, nadie ve el amor que está ahí, sobre  la mesa, y lloran sobre ella, y maldicen a dios, y maldicen la ausencia, y el día pasa, la noche llega, el mundo cambia, giran los planetas, y aun nadie ve lo que todos tenemos en nuestra casa, en nuestro corazón, en nuestro cuerpo, en nuestro templo, la flor mas blanca, la fruta sagrada, lo que nos da la paz de estar en nuestro lugar, y de encontrar lo que nos libera.

1 comentario:

  1. soberbio, espectacular, qué gran fuerza tienen tus letras... felicidades, Ro

    ResponderEliminar

Si de verdad me leyeras, si de verdad comprendieras la esencia de mi ser... sabrías que estoy aprendiendo que hay palabras que no se deben decir... hay momentos en que se debe guardar el corazón en su cajita de perfumes hasta el próximo invierno. Son como esas cosas del cuidado de las plantas y del jardín que nos ayudan a mantener la fe en nuestros sentimientos.
Si mi espíritu no ha podido florecer aún en esta tierra, lo mudare de este cielo a cielos nuevos. A un lugar donde las nubes no sean de tormentas o silencios.

Hay muchos libros de silencios y hay muchos libros de sueños que aguardan en los estantes, quizás es hora de que los lea, o que los beba como el néctar que me ayude a sanar de tanta mala suerte en mi corazón y en mis ideas.

Mi alma espera en los arboles, algún día la encontraras. Pero si la recuerdas, dile de esas palabras mágicas y veras como se acerca.