jueves, 6 de mayo de 2010

Quédate.




…. y se la promesa que se abre en los espacios
Camino de flores violetas y silencios amarillos que vamos olvidando.
Que la noche me teja un vestido de luna.
Para alumbrar la muerte de los atardeceres
Y ser la esfera pálida que se acerca a tus brazos.
Has en ellos un espacio de agua.
Un rincón liquido.
Un transporte a la selva del sueño.
Donde las mujeres y los hombres olvidan sus nombres.
Y se desnudan de pasados.

Encuéntrame en tus labios.
Saborea los duraznos y los jazmines de mi muerte, mientras te vas alejando.
Dame el silencio de los besos.
Dame la quietud de la sombra en tu perfil.
Aíslame de fuego en tus abrazos.
Muerde la locura de mi vientre.
Subida en la nube de estos instantes.
En que me apresas de ritmos y rituales de labios.

Quédate.

Se la promesa de la noche.
De la primer hora en la ventana.
Que del balcón de tus hombros.
Caigan mis cabellos.
Como telones para cada uno de tus actos.

Quiero morir a cada trago de sueño.
En el líquido devenir de tus pasos.
Abrígame de descanso.
Envuélveme de tibieza.
Muere conmigo esta noche.
Agotemos las fuerzas.
Estallemos los verbos mientra muerdo tus labios.

1 comentario:

  1. Intimo y hermosísimo! Que todo suceda, que todo llegue…

    ResponderEliminar

Si de verdad me leyeras, si de verdad comprendieras la esencia de mi ser... sabrías que estoy aprendiendo que hay palabras que no se deben decir... hay momentos en que se debe guardar el corazón en su cajita de perfumes hasta el próximo invierno. Son como esas cosas del cuidado de las plantas y del jardín que nos ayudan a mantener la fe en nuestros sentimientos.
Si mi espíritu no ha podido florecer aún en esta tierra, lo mudare de este cielo a cielos nuevos. A un lugar donde las nubes no sean de tormentas o silencios.

Hay muchos libros de silencios y hay muchos libros de sueños que aguardan en los estantes, quizás es hora de que los lea, o que los beba como el néctar que me ayude a sanar de tanta mala suerte en mi corazón y en mis ideas.

Mi alma espera en los arboles, algún día la encontraras. Pero si la recuerdas, dile de esas palabras mágicas y veras como se acerca.