miércoles, 6 de julio de 2011

Sentir

Hay quienes le lamen la piel a la palabra por ver si descubren cual es el sabor de la poesía.

Hermanos míos… abrir el pecho, desgarrar el esternón y dejar que los bichos que pueblan el aire sean insectos, ángeles o aves, picoteen su musculo, escarben hasta despertar al verdadero espíritu hacedor del mundo y su perfume. Asumir hermanos, asumir de una vez y para siempre, que somos igual que  larvas y  que dioses, igual del cielo que del polvo y que de nada sirve la palabra si no respira. 

2 comentarios:

  1. Una verdadera oración… Una declaración de valentía y autenticidad.

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Hay quienes quieren pero no se mojan.

    ResponderEliminar

Si de verdad me leyeras, si de verdad comprendieras la esencia de mi ser... sabrías que estoy aprendiendo que hay palabras que no se deben decir... hay momentos en que se debe guardar el corazón en su cajita de perfumes hasta el próximo invierno. Son como esas cosas del cuidado de las plantas y del jardín que nos ayudan a mantener la fe en nuestros sentimientos.
Si mi espíritu no ha podido florecer aún en esta tierra, lo mudare de este cielo a cielos nuevos. A un lugar donde las nubes no sean de tormentas o silencios.

Hay muchos libros de silencios y hay muchos libros de sueños que aguardan en los estantes, quizás es hora de que los lea, o que los beba como el néctar que me ayude a sanar de tanta mala suerte en mi corazón y en mis ideas.

Mi alma espera en los arboles, algún día la encontraras. Pero si la recuerdas, dile de esas palabras mágicas y veras como se acerca.