lunes, 20 de diciembre de 2010

Malditas letras

Shhhhh….
………………… …………………….
Que nadie me aturda de silencio
Me tomo vacaciones de sueños y vuelos por un tiempo
Tierra húmeda, abrile tu corazón a mi corazón enfermo
Déjame descansar y dormir tu perfume sobre mi piel hasta que ya no me quede cuerpo
No se trata de vivir o morir, es solo cuestión de dejarse llevar
De desaparecer en tu abrazo eterno

Amen, que sea el dolor y la soledad las sombras fieles de mi paso
No hay más ojos en los que me encuentren
SEÑORES esto es silencio
Esta es mi eterna enfermedad, la ausencia se asoma a la ventana de mi amanecer y me insulta con sus besos secos
Esta  es la voluntad del último ángel de mis sueños

Malditos cuervos que susurran en mis oídos también ciegos
Todo lo oigo, no tengo parpados para protegerme de los gritos o los fuegos

Imploro que ya no puedan volar sus alas
Que no regresen luego del alba
Que mueran en su propio  vuelo
 Ya no quiero más susurros del mundo
El mundo no escucha mis silencios
No  necesita sombras o perros como los que me siguen
Ni lagrimas tan inútiles que no reflejan el cielo

Adiós, basta del mundo,  adiós dios del infierno
Adiós dios de la magia y  de la guerra
Adiós a todos tus cielos
Adiós insistencia
Adiós voluntad, adiós sentimientos

Adiós malditas letras, malditas estas entre todas ellas
maldito el fruto de mis penas, malditas, malditas letras
Ya no me busquen, no estoy en mi piel porque  he encontrado mi hogar
Estaba esperándome en un abrazo de la tierra.

1 comentario:

  1. Buen descanso. Sigo y seguiré leyéndote. Abrazo eterno, amiga.

    ResponderEliminar

Si de verdad me leyeras, si de verdad comprendieras la esencia de mi ser... sabrías que estoy aprendiendo que hay palabras que no se deben decir... hay momentos en que se debe guardar el corazón en su cajita de perfumes hasta el próximo invierno. Son como esas cosas del cuidado de las plantas y del jardín que nos ayudan a mantener la fe en nuestros sentimientos.
Si mi espíritu no ha podido florecer aún en esta tierra, lo mudare de este cielo a cielos nuevos. A un lugar donde las nubes no sean de tormentas o silencios.

Hay muchos libros de silencios y hay muchos libros de sueños que aguardan en los estantes, quizás es hora de que los lea, o que los beba como el néctar que me ayude a sanar de tanta mala suerte en mi corazón y en mis ideas.

Mi alma espera en los arboles, algún día la encontraras. Pero si la recuerdas, dile de esas palabras mágicas y veras como se acerca.